Eroski aguanta pero…………………….y ¿Dia?

Eroski aguanta pero…………………….y ¿Dia?

Eroski aguanta y ¿Dia?

 

He leído recientemente que Eroski ha sido capaz de renegociar nuevamente su deuda. La cooperativa ha ido cumpliendo sus compromisos y ha reducido su deuda en 1.800 millones desde 2010. Se dice pronto…

 

Esta buena noticia me hace reflexionar sobre dos ideas. La primera, es ¡qué importante es que tus acreedores te apoyen! Y en este caso no me refiero a los bancos, que también, sino a todas las empresas proveedoras de bienes y servicios, que en general dan crédito permitiendo el cobro diferido de sus facturas.

 

Y esto me lleva a la segunda reflexión. ¿Qué pasará por la cabeza de los gestores de los proveedores de Eroski que dejaron de vender a esta empresa hace años porque sus aseguradoras de crédito no aceptaban el riesgo?

 

No es fácil seguir vendiendo a una empresa que aparece, un día sí y otro también, en los medios generalistas, con una imagen muy negativa. Lo mismo está ocurriendo hoy en DIA. Malas noticias, y las aseguradoras de crédito reduciendo o cancelando los límites de cobertura.

 

¿Quién puede arriesgarse?

 

En Eroski las cosas parece que se arreglan, pero aún tenemos cercana la doble quiebra de Fagor Electrodomésticos. En ambos casos, empresas cooperativas, en sectores maduros, con endeudamiento, reducción de ventas… ¿Cómo elegir qué empresa sobrevivirá y cual no?

 

Me encantaría tener una bola mágica para acertar con los proveedores, pero me temo que no existe. Sólo nos queda aplicar las recetas que os damos para reforzar vuestra operativa habitual:

 

  • Obtener información de primera mano de nuestros clientes, y con cuanta más frecuencia, mejor. No podemos fiarnos solo del seguro de crédito, para algo tan importante como el “know your customer”
  • Estar atento a cualquier síntoma de resfriado. Un retraso de pagos, facturas que no han llegado o se pierden… no podemos dejar que la cifra de pendientes suba sin control, por muy grande e importante que ese cliente sea para nosotros.
  • Igualmente, tampoco podemos aceptar cualquier plazo o instrumento de pago, sobre todo si salen de la lógica del negocio. Ha sido muy común pagar a 180 días, ¿por qué?
  • Tratar de asegurar o de factorizar esos riesgos. En cuanto haya un problema, nos vamos a enterar rapidito, por que los bancos y las aseguradoras reciben muchos avisos de multitud de fuentes.

 

Por supuesto, los deudores deberían colaborar al máximo. Dar mucha información sobre la marcha del negocio, ser puntillosos con sus metodologías de pago, facilitar herramientas de transferencia de riesgo con el confirming, dejarse factorizar…

 

Recordemos sobre todo que el seguro de crédito, como todo seguro, está para cubrir hechos fortuitos, posibles, pero poco probables, y que ir corriendo a buscar un seguro cuando las cosas ya van mal, suele ser inútil… Al final, el impago es uno de los riesgos más comunes de cualquier emprendedor, y tenemos que aprender a convivir con él…

abaccus
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies