Tres indicadores sencillos para no mezclar tesorería con beneficio

Tres indicadores sencillos para no mezclar tesorería con beneficio

La contabilidad, además de ser “papeles” que nos piden en el Registro y en Hacienda, es un elemento clave para conocer la marcha real de nuestra empresa. De los casi dos millones de pymes que hay en España, más del 95% son muy pequeñitas, y no tienen departamentos financieros o tiempo. En muchas de ellas, se tiende a confundir tesorería con beneficio, y viceversa.

 

Para evitar esto y empezar a buscar utilidad en la contabilidad (a fin de cuentas, ¡pagamos todos los meses a nuestro asesor!), os proponemos tres indicadores muy sencillos, que nos van a ayudar a tomar el pulso financiero a nuestra empresa.

 

  • Liquidez, para lo que calculamos el Fondo de Maniobra (Activo Circulante entre Pasivo Circulante): ni más ni menso dividimos lo que podemos convertir en liquidez a corto plazo (caja, existencias, cuentas por cobrar) entre lo que debemos pagar a corto plazo (proveedores, acreedores, bancos a corto plazo, Hacienda y Seguridad Socia). Si es mayor que uno, a priori vamos bien…

 

  • Rendimiento: podemos verlo sobre ventas (Beneficio neto entre facturación) o sobre lo que hemos invertido (beneficio neto entre fondos propios). Lo importante es ver la tendencia, y tener claro qué deberíamos hacer para mejorarlo.

 

  • Endeudamiento, que podemos medir como Deuda total (a corto y largo plazo) entre el total del balance; esto nos dirá que parte estamos financiando con recursos ajenos, y combinada con los otros dos, ver si tenemos que tomar medidas para financiarnos de otro modo

 

Estos tres son unos indicadores básicos, y podemos desarrollarlos todo lo que deseemos, y meter también los ratios de gestión (por ejemplo, plazos medios de cobro, rotación de activos, etc.)

 

Lo que proponemos es empezar a usar indicadores para ir profesionalizando nuestra gestión y que las cosas no “ocurran”, sino que vayamos anticipándolas y tomando medidas acordes a cada situación.

 

Un negocio puede ir muy bien y tener graves problemas de liquidez. Si no se detecta a tiempo, los problemas crecen y al final podemos acabar impagando nosotros a nuestros proveedores y originando una bola de nieve con consecuencias muy difíciles de solucionar después. Y podemos tener también negocios horrorosos con mucha liquidez, que también nos van a llevar a tomar decisiones muy equivocadas.

 

Dejemos de pensar en la contabilidad como un simple formalismo, y conozcamos cómo va realmente nuestra empresa. Este tipo de asesoramiento, sencillo pero racional, es el que ofrecemos en Abaccus a nuestros clientes, así que si te ves un poco perdido, ¡llámanos!

admin
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies