La Caución, el gran desconocido

La Caución, el gran desconocido

Cada día es más habitual en el mundo de los negocios que las empresas con las que firmamos un contrato de suministro o de prestación de servicios nos soliciten una garantía de cumplimiento. Cuando esto sucede, normalmente entendemos que nos solicitan  Avales Bancarios.

En este artículo queremos presentaros otra solución para estos casos: el Seguro de Caución. Para muchísimas empresas, sobre todo las más pequeñas, resulta ser el gran desconocido, pese a sus  ventajas como alternativa al aval bancario.

Uno de los problemas con los que se encuentran las empresas, es la financiación y resulta que la Caución mejora la capacidad de financiación de una empresa, mientras el Aval Bancario la reduce. Y esto porque el Aval Bancario:

  • Computa en CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España, a la que acuden las entidades financieras para consultar los niveles de riesgo y morosidad de quienes tienen o solicitan financiación).
  • Es un producto bancario que conlleva el pago de comisiones de mantenimiento, independientes de otras comisiones que puedan generar otros productos bancarios que estemos utilizando.
  • Habitualmente la entidad financiera, al emitir un Aval, inmoviliza (pignora) una cantidad de la que no puedes disponer mientras dure el Aval.
  • La devolución de avales en muchos casos debe ser física. Sí, aun hoy en día debes reclamar el papel entregado y dárselo a la entidad financiera, o seguirán cobrando.

 

Sin embargo, el Seguro de Caución:

  • Es una suerte de Aval aportado por una Aseguradora y tiene en general la misma validez que un aval bancario frente a tus acreedores
  • No computa en la CIRBE. Al no representar un riesgo bancario, tu fuerza de negociación a la hora de buscar financiación bancaria aumentará, pues el riesgo que podrá detectar el banco será menor.
  • Nos ayuda a mantener nuestras líneas bancarias libres, para destinarlas íntegramente a nuestra actividad empresarial.
  • No pignora ningún importe, permitiendo disponer de más recursos financieros. que podrán ser usados según las necesidades de tu empresa.
  • No obliga a ningún tipo de contraprestación complementaria (apertura de cuentas bancarias, etc…)
  • Tiene en general un menor coste económico. Sin comisiones de estudio, apertura, mantenimiento o incluso de cancelación. Ah, y no hay gastos de notaría.
  • Al presentar un seguro de caución voluntario estamos mandando un mensaje de confianza y diferenciándonos de la competencia.

Las aplicaciones más frecuentes de los Seguros de Caución son:

  • Licitación y ejecución de obras públicas.
  • Contratación de servicios ante la administración pública.
  • Avales de cantidades entregadas a cuenta en proyectos de viviendas protegidas.
  • Avales de cantidades entregadas a cuenta en cooperativas de viviendas.
  • Aplazamientos de impuestos.
  • Empresas de seguridad.
  • Agencias de viajes.
  • Garantías para cubrir el importe de la deuda aduanera.
  • Seguros de caución para Impuestos Especiales (alcohol, hidrocarburos, tabaco, etc.).

Y por supuesto, garantías entre empresas, aunque es cierto que no todas las aseguradoras las ofrecen.

En la actualidad el seguro de caución constituye un producto flexible, que se diseña de acuerdo a las necesidades de cada empresa, adaptando las pólizas a las particularidades de los mercados.

En  ABACCUS disponemos de los más cualificados colaboradores especialistas en CAUCIÓN  para poder ayudaros a encontrar la solución a vuestra necesidad. ¿No dudéis en consultarnos!

abaccus
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies